Viajar con los derechos en la maleta

  • Ahora que se van acercando las vacaciones de verano lo que nos apetece es desconectar y olvidarnos de las preocupaciones.
  • Por eso viene bien echar un ojo a nuestra entrada de blog en la que contamos los problemas que pueden surgir durante nuestro viaje y cómo podemos solucionarlos. Y además, si puede ser, veremos cómo evitarlos.
  • Hablamos de problemas como el retraso o cancelación de vuelos, pérdida de equipajes, o problemas con la reserva del alojamiento.

Pérdida o deterioro del equipaje facturado

En primer lugar, uno de los problemas más frecuentes sobre todo cuando decidimos ir de vacaciones durante un periodo largo y en avión, es la pérdida o deterioro del equipaje facturado. SI bien es cierto que el equipaje de cabina siempre viene con nosotros, a veces no tenemos más remedio que facturar la maleta porque sus dimensiones y/o peso exceden del límite.

En caso de pérdida, destrucción, retraso en la entrega o daños en el equipaje facturado, la empresa aérea es la responsable de los mismos, indemnizando al pasajero con un máximo de 1.230€. Si esto nos ocurriese, deberemos hacer la reclamación correspondiente antes de una semana por escrito. Lo más recomendable es hacerlo en el mismo aeropuerto.

Si consideramos que nuestro equipaje vale más que la cantidad que hemos mencionado, deberemos hacer una “declaración especial de valor” en el mostrador de facturación de la compañía en el momento en que facturemos nuestro equipaje. Nuestro consejo es que los objetos de especial valor viajen con nosotros en el equipaje de mano, pero si esto no puede hacerse, deberemos acudir a esta opción.

¿A quién reclamar si hay una compañía con la que se contrató el vuelo y otra que efectivamente encargada del vuelo? La normativa indica que el pasajero podrá reclamar a cualquiera de ellas, siendo la compañía contratante la que conste en el billete con su nombre o código de compañía.

En caso de no estar conformes con la indemnización recibida de la compañía aérea o de que ésta no atienda nuestra petición, disponemos de dos años desde la llegada de nuestro vuelo con nuestras maletas (extraviadas, dañadas o recibidas con retraso) para recurrir a los Tribunales de Justicia.

 

Problemas de cancelación de vuelos

Otro de los problemas que nos pueden surgir es la cancelación de vuelos. Si esto nos ocurriese, debemos tener siempre claro que tenemos derecho a una compensación económica. Respecto a la cuantía de la indemnización económica, se parte de un mínimo de 250 euros en vuelos comunitarios de hasta 1.500 kilómetros de distancia, hasta 600 euros en caso de un vuelo con origen o destino fuera de la Unión Europea y más de 3.500 kilómetros.

Si la compañía aérea te ofrece una solución de transporte alternativo con horario similar, cabe que sigas teniendo este derecho de compensación, aunque por la mitad del importe.

Sólo en casos muy concretos, la compañía aérea está eximida de pagarte esta indemnización por cancelación de vuelos; por circunstancias extraordinarias que debe justificar; porque te haya avisado de la cancelación con un mínimo de dos semanas de antelación; o porque te haya ofrecido un vuelo en la misma ruta y horario similar.

Para poder reclamar esta indemnización deberemos dirigirnos a la compañía aérea que haya cancelado el vuelo en cuestión. Si su respuesta no nos es convincente o satisfactoria, tendremos que reclamar ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

Una vez llegamos al destino, el siguiente problema que podemos tener puede tener lugar nada más llegar al hotel: no es la habitación reservada, falta de higiene, trato inadecuado…

Todos los hoteles deben tener a disposición del cliente hojas de reclamaciones. Así lo exige la ley vigente al respecto. No obstante, antes de llegar a este punto resulta recomendable consultar al personal del hotel para que puedan ofrecerte alguna solución ante el problema que haya surgido o incluso con el director del establecimiento. El objetivo no es otro que llegar a un acuerdo o a una compensación del modo más amistoso y cordial posible.

Este sistema suele funcionar con reclamaciones de naturaleza “menor”, como falta de limpieza en las habitaciones, un servicio poco correcto por parte de algún miembro del personal o algún problema durante la estancia.

Para temas “mayores”, los expertos recomiendan interponer una petición en el momento del problema y no antes de abandonar el hotel. Siempre es mejor rellenar el formulario de la hoja de reclamaciones antes de finalizar la estancia.

Para que estas lleguen a término, es necesario que se rellene debidamente y que el cliente solicite una copia, que deberá ser presentada ante una oficina de consumo. Ellos son los encargados de evaluar cada caso y actuar como sea preciso.

Si el establecimiento se niega a facilitar la hoja de reclamaciones, la única forma de hacer efectivos los derechos es llamar a la Guardia Civil o a la Policía, quien se ocupará de mediar en la disputa.

En el caso de que el viaje haya sido contratado a través de una agencia de viajes, las reclamaciones se harán directamente ante ella, quien en el caso en que sea oportuno, será la encargada de encargarse de las indemnizaciones pertinentes.

En cualquier caso, conservar los documentos de la reserva y el contrato es fundamental para poder reclamar y recibir la compensación estipulada.

 

Problemas de alquiler vacacional derivados de retrasos o cancelación de vuelos 

Aunque también podemos tener un problema con el alquiler de nuestra casa de vacaciones derivado de la cancelación de vuelos… La resolución de un conflicto de este tipo dependerá de cómo hayamos contratado nuestro apartamento. Por ello, existen diferentes modos de reclamar en función del tipo de arrendamiento:

  • Contrato sin intermediarios: si hemos contratado directamente con el dueño, lo mejor es arreglar la cuestión de manera amistosa con él. Sin embargo, en caso de no ser esto posible, también hay otras vías. La principal: hacerla mediante demanda ante el juzgado de primera instancia de la localidad en la que se encuentre la vivienda.
  • Contrato a través de una agencia inmobiliaria: hay que rellenar una hoja de reclamaciones e intentar solucionarlo mediante esta vía. Si no funciona, también habrá que proceder mediante demanda judicial.

En cualquier caso resulta imprescindible conservar toda la información a nuestro alcance así como acumular el mayor número de pruebas documentales posibles. Contratos, emails recibidos y enviados, fotografías del apartamento, facturas, etcétera.

En todos estos casos, si fuese posible, desde GAIA abogados recomendamos, si el viaje ha sido costoso o llevamos objetos de valor al mismo, contratar un Seguro de Viajes. De ese modo, nos aseguraremos de que estaremos cubiertos en caso de retraso o cancelación de vuelos. Si esto no fuese posible, como ya se ha explicado, deberemos interponer una reclamación ante la empresa, organismo o particular correspondiente, siempre intentando llegar a un acuerdo. Desafortunadamente, esto no siempre es posible, por lo que siempre podremos reclamar mediante una demanda de responsabilidad civil para obtener la indemnización que nos corresponda. Igualmente, si la otra parte ha podido cometer algún delito, como la estafa, también podemos interponer la correspondiente denuncia para hacer valer nuestros derechos.

Desde GAIA abogados queremos ayudar a que si surgen estos problemas puedan tener la solución más rápida y justa para nuestros clientes. En GAIA abogados creemos en las personas, sus causas y en el desarrollo de soluciones justas. Por eso si tienes un problema legal, déjalo en nuestras manos.

  • Recuerda, en GAIA Abogados somos especialistas en Derecho de transportes.

  • Haz tu CONSULTA GRATIS, sin compromiso. Estamos para aclarar tus dudas.

Por |2018-08-01T17:05:38+00:0027 julio, 2018|Derecho de transportes|Sin comentarios

Deja tu comentario