¿Separación de bienes o Gananciales?

  • ¿Separación de Bienes o Régimen de Gananciales? Te damos las claves para poder elegir.
  • La decisión es muy importante, ya que ante una mala elección, se nos pueden generar problemas en el futuro.
  • Aunque Gananciales siempre fue el régimen principal, actualmente la separación de bienes está creciendo un ritmo muy alto.

Régimen económico matrimonial

En general, existe mucho desconocimiento respecto a los diferentes tipos de regímenes económicos matrimoniales. Lo que en Derecho conocemos por “capitulaciones matrimoniales” no es mas que la formalización de la opción de un régimen u otro en Documento Público en presencia de un notario. Es decir, dar nuestro consentimiento expreso de forma legal.

Generalmente, los problemas derivados de una mala elección del régimen económico suelen aparecer cuando surge el divorcio, por lo que para evitar estos problemas es muy importante tomar una buena e informada decisión cuando contraemos matrimonio.

¿Qué entendemos por régimen económico matrimonial? llamamos así al conjunto de estipulaciones que marcarán los aspectos económicos durante el matrimonio. 

¿Qué régimen económico matrimonial puedo elegir? Podremos optar por la separación de bienes, el régimen de gananciales y participación en ganancias. No obstante, los cónyuges pueden generar un régimen propio con características de los citados. 

¿Si no elijo ninguno, qué ocurre? Si no elegimos ningún régimen económico, se aplicaría por defecto el régimen de gananciales. 

La separación de bienes

La principal característica del régimen de separación de bienes viene determinada por la separación de los bienes de cada cónyuge, ya sean previos o posteriores al matrimonio. Es decir, si optamos por la separación de bienes, cada cónyuge mantendrá su patrimonio de forma independiente. Este patrimonio engloba tanto el que tenía antes como el que adquiere o genera durante el matrimonio. 

En cuanto al sostenimiento de las cargas familiares, cada cónyuge tendría que aportar de forma proporcional a su capacidad económica. 

Actualmente, la separación de bienes supone régimen mas demandado por las parejas que van a unirse por medio del matrimonio. Esto es porque garantiza en términos de seguridad el patrimonio privado del cónyuge, lo que va a evitar problemas ante un eventual divorcio o disolución del vínculo matrimonial.

Es posible estipular una propiedad para ambos cónyuges cuando la naturaleza del bien lo requiera (por ejemplo, al comprar una casa familiar), por lo que la separación de bienes no supone un 100% de de independencia. Por ello, los bienes que no queden estipulados en la separación de bienes son entendidos como propiedad a partes iguales. 

¿Cuando se hace la separación de bienes? Se acuerda mediante pacto expreso de las partes, generalmente antes del matrimonio. 

¿Puedo pasar de un régimen de separación de bienes a un régimen de gananciales durante el matrimonio? La respuesta es SI. La naturaleza contractual del régimen económico garantiza la modificación siempre que ambas partes estén dispuestas. 

¿Qué tipos de separación de bienes existen? Podrá darse una separación total o parcial, en función de los bienes afectos a la separación. 

¿Qué inconvenientes tiene la separación de bienes? En caso de divorcio, la separación de bienes puede perjudicar a la parte con menor poder adquisitivo. Imagina si uno de los cónyuges durante el matrimonio deja de trabajar durante 3 años para el cuidado de los hijos… Sin embargo, el artículo 1438 del Código Civil intenta generar una corrección a esta desventaja, pero de esto hablaremos más adelante en otra entrada de nuestro blog. 

El régimen de gananciales

Al contrario que la separación de bienes, el régimen de gananciales diluye la independencia económica. En base a este régimen, se entiende que que los beneficios de uno de los cónyuges se hacen extensibles al otro en términos de igualdad, por lo que ante la disolución del matrimonio los bienes se dividirán a partes iguales, independientemente de los bienes que haya aportado cada cónyuge. 

No obstante, la Ley establece dos clases de bienes: gananciales y privativos. Me explico: según la naturaleza de ese bien (ahora veremos cuáles) se repartirán a partes iguales o se asignará la propiedad a uno de los cónyuges en caso de disolución matrimonial. Para comprenderlo bien vamos a acudir al artículo 1.347 del Código Civil:

Son bienes gananciales:

1.° Los obtenidos por el trabajo o la industria de cualquiera de los cónyuges.

2.° Los frutos, rentas o intereses que produzcan tanto los bienes privativos como los gananciales.

3.° Los adquiridos a título oneroso a costa del caudal común, bien se haga la adquisición para la comunidad, bien para uno solo de los esposos.

4.° Los adquiridos por derecho de retracto de carácter ganancial, aun cuando lo fueran con fondos privativos, en cuyo caso la sociedad será deudora del cónyuge por el valor satisfecho.

5.° Las Empresas y establecimientos fundados durante la vigencia de la sociedad por uno cualquiera de los cónyuges a expensas de los bienes comunes. Si a la formación de la Empresa o establecimiento concurren capital privativo y capital común, se aplicará lo dispuesto en el artículo 1.354.

Son bienes privativos:

Son privativos de cada uno de los cónyuges:

1.° Los bienes y derechos que le pertenecieran al comenzar la sociedad.

2.° Los que adquiera después por título gratuito.

3.° Los adquiridos a costa o en sustitución de bienes privativos.

4.° Los adquiridos por derecho de retracto perteneciente a uno solo de los cónyuges.

5.° Los bienes y derechos patrimoniales inherentes a la persona y los no transmisibles ínter vivos.

6.° El resarcimiento por daños inferidos a la persona de uno de los cónyuges o a sus bienes privativos.

7.° Las ropas y objetos de uso personal que no sean de extraordinario valor.

8.° Los instrumentos necesarios para el ejercicio de la profesión u oficio, salvo cuando éstos sean parte integrante o pertenencias de un establecimiento o explotación de carácter común.

Los bienes mencionados en los apartados 4.° y 8.° no perderán su carácter de privativos por el hecho de que su adquisición se haya realizado con fondos comunes; pero, en este caso, la sociedad será acreedora del cónyuge propietario por el valor satisfecho.

Consejos de GAIA Abogados

  • Aunque cuando nos unimos en matrimonio todo es muy bonito, es importante ser previsor. Hay que tener en cuenta que los problemas con el régimen económico suelen derivar a raíz de un divorcio, por lo que nunca está de más informarse bien y tomar la decisión correcta. Acudid a un abogado para que pueda asesoraros en función de las circunstancias. 
  • Qué régimen elegir va a depender de las circunstancias económicas y personales de los cónyuges. Como solemos decir, no hay solución definitiva, ya que ésta depende de muchos factores a tener en cuenta. 
  • Siempre existe la posibilidad de cambiar de régimen a lo largo del matrimonio. 
  • Muchas veces llegan clientes a GAIA Abogados para consultar un divorcio sin conocer el régimen económico que rige su matrimonio. Desde aquí os aconsejamos estar bien informados, ya que la información es clave a la hora de tomar decisiones, y si estas no se toman, pueden venir los problemas.

Si tienes dudas, o quieres asesoramiento en Derecho Matrimonial, ponte en manos de especialistas. Llevamos años gestionado este tipo de asuntos, por lo que podremos asesorarte para obtener tu solución a medida de tus necesidades y circunstancias. 

  • Recuerda, en GAIA Abogados somos especialistas en Derecho de Familia.

  • Haz tu CONSULTA GRATIS, sin compromiso. Estamos para aclarar tus dudas.

Por |2018-09-26T10:36:02+00:0026 septiembre, 2018|Derecho de familia|Sin comentarios

Deja tu comentario