Incapacidad permanente

  • ¿Qué es la incapacidad permanente? Conoce los diferentes tipos de incapacidad y sus prestaciones.
  • Conoce también la incapacidad permanente en relación con el régimen de autónomos.
  • Comprueba si tu situación encaja en alguno de los tipos y si tienes dudas, ponte en contacto con nosotros.

¿Qué es la Incapacidad Laboral?

Hablamos de incapacidad cuando una persona se ve imposibilitada para desarrollar sus funciones laborales con todas las garantías que requiere el puesto de trabajo o la función desempañada por el trabajador. Esta imposibilidad en el normal desarrollo de sus funciones puede ser temporal o permanente. 

Hablamos de incapacidad temporal en caso de enfermedades comunes o profesionales así como en caso de accidentes, sean o no laborales. Su máximo de duración son 365 días, si bien es prorrogable durante 180 días más en caso de que se entienda que durante esa prorroga puede darse la curación.  Igualmente, hablamos de incapacidad temporal en los casos de periodos de observación por enfermedad profesional, con duración máxima de 6 meses prorrogables por otros 6 más. 

Hablamos de incapacidad permanente en el caso de que la incapacidad laboral no prevea una recuperación a corto o medio plazo, o ésta sea incierta. 

Incapacidad permanente: tipos

Se pueden clasificar en 4 tipos distintos.

  • INCAPACIDAD PERMANENTE PARCIAL

Se dará en el caso en que el desempeño del trabajador en el normal desarrollo de sus funciones laborales quede limitado como mínimo en un 33%. Este tipo de incapacidad no extingue el contrato de trabajo, por lo que el trabajador continúa en el desempeño de sus funciones. 

  • Es totalmente compatible con actividades laborales, ya sea por cuenta propia o por cuenta ajena.
  • La indemnización que conlleva la incapacidad laboral permanente parcial será en modalidad de pago único, con la cuantía de 24 meses de nuestra base reguladora.
  • Requiere un tiempo mínimo de cotización a la Seguridad Social.
  • Como requisito, la Ley establece que el trabajador no haya llegado a la edad de jubilación salvo en el caso de que no haya cotizado lo suficiente para poder disfrutar de ella. 
  • INCAPACIDAD PERMANENTE TOTAL

La incapacidad laboral permanente total se dará en el caso de que el trabajador quede completamente impedido para el desarrollo de sus funciones en su puesto de trabajo. Al contrario que en la parcial, en la que, como vimos, el trabajador puede seguir desarrollando la actividad, aunque con mayor dificultad.

  • El trabajador puede seguir trabajando, pero en una actividad distinta a la que viene desarrollando como profesión habitual y por la qué queda imposibilitado.
  • Se requiere tener una edad menor a la de la jubilación.
  • Genera una pensión vitalicia, no una indemnización. La cuantía de la pensión será del 55% de la base reguladora del trabajador. 
  • El cálculo de la base reguladora dependerá del origen de la incapacidad, dependiendo de si se trata de enfermedad común, accidente laboral o accidente no laboral. 
  • INCAPACIDAD PERMANENTE ABSOLUTA

La incapacidad laboral permanente absoluta es aquella que imposibilita a la persona a desarrollar cualquier tipo de actividad. Para conceder esta incapacidad no es necesaria una imposibilidad absoluta para el desarrollo de las actividades laborales, mas bien se concede en caso de que la persona no pueda garantizar un mínimo de eficacia, profesionalidad y rendimiento en el desarrollo de actividades laborales. 

  • Se requiere una edad menor a la de jubilación, así como un tiempo determinado de cotización. 
  • Genera una pensión vitalicia, no una indemnización. La cuantía en este caso será del 100% de la base reguladora del trabajador.
  • La Ley establece una cuantía mínima de 605€
  • GRAN INVALIDEZ

Se trata del tipo máximo de invalidez permanente laboral prevista en la Ley. Se dará en el caso en que la persona deje de poder valerse por si misma y requiere de cuidados de otras personas.

Conlleva un complemente económico a sumar a la pensión por incapacidad permanente. La cuantía del complemento será el resultado de sumar el 45% de la base mínima de cotización del régimen general a mayores  del 30% de la última nómina del trabajador.

Autónomos e incapacidad permanente

A nivel general, se dan las mismas situaciones y condiciones que para trabajadores por cuenta ajena. Sin embargo, la concesión va a depender de la causa de la incapacidad puesta en relación con las cotizaciones efectuadas. Los trabajadores autónomos tienen la obligación de cotizar por contingencias comunes, por lo que en caso de que la incapacidad derive de enfermedad común siempre quedará cubierta la incapacidad.

Sin embargo, la cotización por contingencias profesionales es opcional, por lo que en caso de que el autónomo no haya cotizado este concepto no podrá solicitar la prestación. 

GAIA Abogados Laboralistas

Si tienes dudas, o quieres empezar los tramites para solicitar tu incapacidad permanente, ponte en manos de especialistas. Llevamos años gestionado este tipo de asuntos, por lo que podremos asesorarte para obtener tu solución a medida de tus necesidades y circunstancias. 

  • Recuerda, en GAIA Abogados somos especialistas en Derecho Laboral.

  • Haz tu CONSULTA GRATIS, sin compromiso. Estamos para aclarar tus dudas.

Por |2018-10-03T19:55:53+00:003 octubre, 2018|Derecho laboral|Sin comentarios

Deja tu comentario